La estética “aguda” de Baltasar Gracián