Hacia una teoría de los bienes simbólicos